jueves, 3 de diciembre de 2009

Aliento

No hay pulgada que no sea eterna,
ni beso que produzca asco.
me enmudezco para
ser libre, como el aire que exhalas,
y en cada bocanada te vacías…

y es que a veces...

no sé.

Tu armadura de ángel
se quiebra como la porcelana…
Tu aliento, es una voz,
y tu voz es una
piel extraña que levanta la noche sobre tu cabeza.
Parece que eres común
pero me digo, que no,
que al final no lo serás.

En cada inhalación me traicionas,
y en cada bocanada te vacías…

abres las jaulas de tu sexo y vuelas.
Te vas de la vida, y el hubiera se vuelve
frágil, penoso.
Adiós para siempre

(Ahora salgo de ti como el aliento)
Respiras y
en cada bocanada te vacías…

Anochece en tus ojos y ahí plantamos un durazno
melancólico, vemos la vida partir hacia la nada.

1 comentario:

pedernal de luna dijo...

Intenso, tormenta, agua-lluvia,muy bueno...gracias por compartirlo