miércoles, 17 de marzo de 2010

El Bigote


Tomo un espejo del tocador de mamá,
de ésos que parecen como del siglo pasado,
me pongo uno de mis dedos sobre mis labios simulando un bigote...
no, no me gusta...
me corto el dedo, y de nuevo miro:
la sangre
no me deja ver si me queda mejor afeitado

o simplemente no...

2 comentarios:

pedernal de luna dijo...

¿Que qué?que loco estás per es precisamente esa locura, como la sangre resbalando por el rostro lo que permite concebir lo inconcebible y eso muchacho, es lo que nos hace estrellarnos y volver a esperar otra entrada tuya.
Por cierto, también eres un buen guionista, siempre lo has sido, desde el útero creo.Saludos.

Inestable dijo...

Me acorde de Magritte ( y no se si asi se escribe)