martes, 19 de abril de 2011

Samaria (VideoPoema)




...y fue así que maldije ese instante
En que te vía los ojos,
Porque lo supe todo.
Y maldije las mañanas
que iluminaron esa piel dorada.
Uno pude volverse loco
entre las dunas de ésta piel morena
y el aire enrarecido.
Y respiro,
Y me asfixio,
Y vuelvo a respirar.
Y sigo siendo pequeño.
Porque quise bendecir los cuerpos que arroparon la desnudez.
Con esta sed que no quema las entrañas
Sino los ojos.
Ésta sed de habitarte
La sed de vivir ahí.
La sed de morir ahí.
La sed de predicar
Como la tuvo Él.

Pero es un lugar sagrado
Y no hay cabida para el universo

Dorada bóveda celeste,
Todo pasado humano careció
De mí.
¿Cómo he de amarte,
si sólo soy un hombre?


Descárgate el MP3


3 comentarios:

RominaH dijo...

Muy bueno, me gustan las comparaciones que haces del cuerpo con un desierto y con el cielo. Y bueno, qué decir de lo que expresas, la necesidad de poseer ese cuerpo y a la vez maldecirlo cuando no se puede tenerlo del todo.

Ariadna Lira dijo...

Excelente trabajo,muy completo.Las críticas de los aficionados como yo no son tal vez lo idóneo pero intento.Me gusta que hables así de una mujer,que te posesiones así de los sentimientos.En un tiempo gritamos,maldecimos hablamos de prostitutas pero hoy te apoderas de las personas, de lugares recónditos, nos haces saber que existen cosas más allá de palabras y estereotipos, nos haces seguirte en los confines de la existencia.
Bien hecho, que más te digo. Sin duda uno de tus mejores trabajos. Y nos lo regalas, ya el libro no??
es digno de eso.
Abrazo!!!

Tozcoyotl dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.